Enero es el mes de los retos de año nuevo. Es un mes de comienzo, de oportunidades, nuevos retos de y listas de propósitos.

La mayoría de los adultos intentamos cumplir todos aquellos deseos que vamos dejando para otro momento: hacer dieta, buscar un nuevo trabajo, iniciarse en una actividad deportiva, pasar más tiempo con la familia…etc, pueden ser algunos de ellos.

Pero, ¿Qué ocurre con los retos de año nuevo de los niños?

Al igual que nosotros, también tienen infinidad de sueños por cumplir y este puede ser un buen momento para motivarlos y ayudarles a conseguirlos. No olvidemos que para que un niño alcance su objetivo debemos estar detrás para apoyarle y acompañarle en el proceso.

Por ello, hoy queremos compartir con vosotros seis retos de año nuevo que pueden ser muy beneficiosos, no solo para los más pequeños, sino para toda la familia.

¿Empezamos? 

1- Incluir al menos dos piezas de fruta al día en su menú

Está claro que, es un hecho que la fruta no suele ser en general una de las comidas favoritas de los niños. Sin embargo, las vitaminas, minerales, fibra e hidratos de carbono que aportan son fundamentales para su desarrollo.

Una propuesta para convencerlos podría ser explicándoles que gracias a este alimento tendremos energía todo el día para poder jugar, ir al cole, practicar su deporte favorito y ser realmente fuertes. También podríamos organizar en casa, ahora que están tan de moda los programas culinarios, una especie de concurso para ver quien consigue decorar de forma más original un plato con la pieza de fruta elegida.

2- Apúntalo al deporte

La OMS (Organización Mundial de la Salud) arroja datos que nos ponen los pelos de punta acerca del aumento de la tasa de obesidad infantil en nuestro país.

Seguramente las nuevas tecnologías y los dispositivos digitales que tenemos a nuestro alcance tengan mucho que ver en este aspecto. Por ello, la práctica de algún deporte se vuelve indispensable.

No debemos cometer el error de inscribirlo a una actividad física que nos guste a los padres …” Como papá / mamá juega al tenis, el niño/a también”, salvo que sean ellos quienes lo piden.

Escúchalos y proponle diferentes opciones, no olvidemos que la clave de no abandonar es precisamente la motivación, que te guste.

3- Vamos a leer

Hay niños que por su propia voluntad leen un cuento cada noche antes de dormir y hay otros a los que les resulta realmente aburrido. Quizás esto suceda  porque no les estamos leyendo las historias adecuadas (en el caso de los más pequeños), o no les permitimos elegir su propia lectura (en el caso de los más mayores).

Es importante que les dejemos opinar, vayamos con ellos a la librería, dejar que se sientan libres de poder decidir. Seguramente nos sorprendan.

Ya sean cuentos, cómics, revistas, etc. todo vale siempre y cuando se comprometan a leer un ratito cada día.

4- Colaborar en el hogar

Uno de los conceptos que debemos transmitir a los niños desde bien pequeñitos es el de equipo.

Una opción para que los más pequeños interioricen la idea de trabajar en equipo es aplicarlo a nuestro día a día. Por ejemplo, “si yo preparo un vol de cereales, después tu recogerás y lo llevarás a la cocina”.

A los niños les gusta sentirse útiles y que los halaguemos por lo bien que hacen las cosas y lo mucho que colaboran en casa. Hacer la cama, poner la mesa, ayudarnos a hacer la lista de la compra, todas estas actividades pueden llegar a ser realmente divertidas si sabemos enfocarlas con creatividad.

5- Independencia y autonomía

A  todos nos gusta cuidar de nuestros pequeños y achucharlos hasta que ya nos dejen, pero esto no está reñido con darles autonomía. Esto hará que se sientan más satisfechos y seguros de si mismos.

Tareas cotidianas como lavarse los dientes, vestirse, desvestirse, lavarse las manos antes de las comidas, peinarse…etc, pueden practicarse cada día. La mejor arma es la motivación y la compañía.

Aprovechemos para lavarnos los dientes a la vez, dedicar tiempo a explicarles como se atan los cordones de los zapatos, como se abrochan los botones de la camisa o una técnica sencilla para ponerse la cazadora. No podemos olvidar recordarles lo bien que lo hacen, aunque no lo consigan a la primera.

6- Prediquemos con el ejemplo

Durante los primeros años de vida, los padres son el reflejo en el que los niños se miran cada día, así que no pretendamos que nuestro hijo haga deporte si nunca nos los han visto hacer a nosotros, que lleve una dieta saludable si en casa somos fans de la comida rápida, que lea un libro cada día si nunca nos han visto ni leer la prensa.

Aplicando el sentido común y colaborando entre todos, los propósitos de año nuevo pueden convertirse en un reto de equipo.

¿Cuáles son los retos de año nuevo de tu familia?

 

 

 

Curiosandru Handmade Bcn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *