Hacer deporte es algo fundamental en cualquier persona y a cualquier edad, está claro. La actividad física de forma regular es beneficiosa para todos nosotros y debería estar integrada en nuestro día a día, está claro.

Sin embargo, cada familia tiene sus circunstancias y sus rutinas, y no siempre es sencillo incorporar esas dosis de actividad física necesarias de forma continuada.

Sin embargo, la actividad física no consiste únicamente en deportes profesionalizados o en encerrarse en un gimnasio, sino que hay muchísimas actividades que se pueden realizar y compartir con la familia o amigos, y por eso, hacer deporte con niños en verano, es posible.

Los beneficios para los niños de hacer deporte son muchísimos, pero hay algunos muy claros como son:

  • Favorecer la relación con otros niños y adultos.
  • Mejorar la confianza en uno mismo y la autoestima.
  • Mayor responsabilidad.
  • Aprender a respetar las normas.
  • Favorecer el crecimiento de huesos y músculos fuertes.
  • Ayudar a controlar el peso.
  • Evitar una vida sedentaria.

Podríamos añadir muchos más puntos a esta lista que efectivamente evidencian que realizar actividad física a diario es altamente beneficioso.

Y es beneficioso, porque repercute de forma positiva no solo en el aspecto físico, sino, además, en las capacidades del niño, las habilidades, la sociabilización, etc.

Por si no fuera ya difícil conciliar los horarios y necesidades de toda la familia durante el año para poder organizarse, ahora llega el verano y con él, el buen tiempo y las vacaciones, así que, si a nosotros ya nos da más pereza practicar deporte, imaginaros a los peques que lo único que quieren es vencer al calor y estar todo el día en remojo.

Por tanto, ¿cómo mantenemos activos a los peques en este sentido? 

Deporte con niños si, pero ¿cómo? ¿cuándo?

Pues os digo, hacer deporte con niños es mucho más factible de lo que pensáis, y aprovechando la época del año en la que estamos, hay muchas actividades que les podemos proponer y que la verdad acompañan al buen tiempo y a las vacaciones, ¿sabéis cuáles?

Deporte con niños en verano:

  1. Acuáticos:

Esta primera opción es perfecta. Los peques en verano no salen del agua, ya sea en la playa o en la piscina, se lo pasan bomba 💣

piscina

De esta manera podéis aprovechar:

  • Para que aprendan a nadar. Es la ocasión perfecta si tienen edad, porque los papis podéis estar con ellos para que aprendan y ellos estarán encantados de pasar el tiempo con vosotros y de iniciar su camino a la independencia en cuanto al ámbito acuático se refiere 😜
  • Que tomen como una rutina hacer algunos largos en la piscina. Si os animáis y el peque tiene ya una edad, también podéis hacer un circuito en el mar hasta la boya más cercana o dirección a las rocas y por las mañanas lo hacéis juntos.

Otra actividad que podéis hacer también aprovechando la playa y pasar tiempo en familia, es hacer una salida en kayak rodeando la costa, así el peque descubrirá rinconcitos preciosos a los que no tendría acceso solo a nado.

 

  1. Raquetas:

Otra opción en verano para hacer deporte, es montar en la urbanización o en un club cercano, un circuito entre los peques que ya juegan a tenis, o incluso para los que empiezan, podéis hacer niveles distintos con un trofeo o premio para el campeón y el subcampeón.

raquetas

Sin embargo, si le gustan las raquetas, lo más cómodo y que podréis también hacer juntos y sin salir de la playa, son las palas.

No hace falta saber jugar al tenis para lanzaros a probar las palas, podéis empezar de cero y os lo pasaréis en grande.

 

  1. Los paseos en bicicleta:

Los servicios normalmente de los lugares a los que vamos en verano suelen estar cerca pero no todos a tiro de piedra.

Si el peque se encarga de parte de la compra como ir a buscar el pan, animarlo a que lo haga en bicicleta.

bicicleta

Si por ejemplo ha quedado con su grupo de amigos, que vaya también con la bicicleta, si es factible y él se siente seguro, es mucho mejor, soportar el calor de un coche en pleno verano es terrible.

Y en caso de que todavía no sepa montar en bici pero se atreva, ¿qué mejor momento que en vacaciones para empezar?

 

  1. Charlas a la orilla del mar

Una excusa perfecta para hacer ejercicio, podéis daros un largo paseo por la orilla mientras habláis de sus inquietudes.

playa

Podéis aprovechar y recoger conchas que podréis colorear luego y hacer collares veraniegos con ellos.

O simplemente, disfrutar de vuestra compañía con la calma de las vacaciones.

Ya veis que podéis hacer un montón de actividades con los peques sin que dejen de hacer ejercicio de una forma divertida. Eso si, cuidad mucho las horas y vigilad con el sol, ¡que madre mía la que cae!

Andrea Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *