El post de hoy es muy especial para mi.

Recientemente hemos perdido a un familiar, y se plantea cómo contarle a su hija de 6 añitos y a mi sobrino de 4 lo que ha sucedido.

La semana pasada tuve la suerte de formar parte en cierto modo del cumple de un peque que había perdido a su abuelo, la historia que me contó su madre me emocionó muchísimo, hablé con ella y me dijo que podía compartirla con vosotros, así que, dadas las circunstancias, pienso que el post tenía que ser publicado hoy.

Como os decía…

El Martes pasado, a las 23:22 horas, estaba en la cama y sonó mi móvil. Sé que no debería tener el móvil al lado mientras duermo, Carlos está cansado de repetírmelo, pero desde que abrí la tienda me escribís un montón tanto por Facebook, como por mail, como por el chat de la tienda, todos lo días y a cualquier hora, y siempre que puedo, intento contestar al momento porque lo que quiero es facilitaros las cosas, así que: si, soy una mujer pegada a un móvil las 24 horas del día los 7 días de la semana.

Total, que recibí un mensaje por Facebook a las 23:22 de Hegoa que me decía si era posible mandarle una corona para el jueves, que sabía que era casi imposible pero que su peque iba a cumplir tres años y que su abuelo había fallecido en Octubre y su hijo le dijo justo ese día que el abuelo le iba a mandar una corona desde las estrellas.

fractal-1280107_960_720

Como sabéis, todos los productos de nuestra tienda están hechos a mano, con lo que, coser una corona y preparar el paquete lleva unas cuantas horas. Para que la corona pudiera llegar el Jueves, tenía que tener todo listo antes del mediodía del día siguiente. Por es, tenerlo para el Jueves era, como bien dijo Hegoa, casi imposible.

Le comenté la situación y, por si acaso, le dije que como estábamos en Madrid, que si podían pasar a recogerla yo me comprometía a trabajar esa noche para poder tener la corona preparada para el Miércoles y que la pasaran a recoger.

Hace algunas semana nos pasó y lo hicimos así para que pudieran tener la corona a tiempo.

Sin embargo, Hegoa me contestó que aunque nos lo agradecía mucho, eran de Guipúzcoa, así que la opción de recogida era inviable y que sentía molestarme a esas horas.

Me disculpé y le comenté que si quería podíamos enviarla el Jueves que es cuando pasaba el transportista y que lo haríamos con entrega a 24 horas, pero claro, la corona llegaría el Viernes y el cumple era el Jueves, tampoco era una opción.

Hegoa me lo agradeció mucho de todas maneras. Yo bloqueé el teclado del móvil, apagué la luz y me acosté.

Sin embargo, la historia me partió el corazón y enseguida pensé, si no lo logramos, que no sea porque no lo hemos intentado.

De nuevo escribí a Hegoa y le dije, mira voy a mandar un mail ahora mismo a la agencia para que lo vean mañana a primera hora, si me confirman que el transportista puede pasar mañana por la tarde a recoger la corona, yo os la mando en 24 horas.

De normal, la compañía me recoge cuando les llamo, pero como nos hemos mudado a Madrid, aun estamos haciendo el cambio y por eso, no teníamos tan fácil la recogida de un día para el otro.

Total, que Hegoa me respondió que ok, que lo intentábamos y que si me decían que no entonces lo dejábamos.

Envié un mail tipo el mundo se acaba como no os aseguréis de que mañana el transportista va a pasar a recogerla y me acosté para descansar tres horitas y levantarme para así poder coser la corona y preparar todo sin que se atrasaran los demás pedidos, total, ya estoy acostumbrada a hacer un porrón de horas extras jeje.

Dos horas más tarde sonó el despertador, eran casi las cuatro de la mañana y mis perros estaban alucinados. Intenté hacer poquito ruido para que no desmadraran y para no despertar a Carlos y me fui a preparar las telas de superhéroes que a Hegoa le habían gustado.

A las 9:30, cuando la agencia me confirmó, escribí a Hegoa y empecé a curzar los dedos –a punto estuve del esguince- para que el repartidor no me fallara.

Fue entonces cuando Hegoa me contó la historia, me emocioné muchísimo y solo podía pensar en ”por favor, que mañana les llegue la corona”.

Hegoa me contó que hacía unos meses había perdido a su padre, otra víctima del cáncer, y que fue muy duro tener que contárselo a sus hijos.

Me explicó que cuando su padre estaba en el hospital los peques fueron a verlo y él les enseñó un pasadizo que, aunque era un pasillo por el que lo llevaban para ir a hacer las pruebas y que comunicaba con otros hospitales, les dijo que era un pasadizo mágico que sólo él conocía.

Al morir su padre, Hegoa no sabía cómo explicarles que el abuelo había fallecido, así que les contó que el abuelo no se había podido curar y que en el pasadizo mágico había un cohete, y que la gente que no se curaba como él, se montaba en el cohete y se iba a las estrellas y la luna, pero que todas las noches venían a taparlos.

Hegoa me escribió pidiendo la corona porque el peque justo ese Martes empezó a decir que el abuelo le iba a mandar una corona desde las estrellas, y no dejó de repetirlo.

planet-1297860_960_720

El Jueves desde primera hora estuve super atenta haciendo el seguimiento del envío, y lo logramos.

Hegoa no dejó de agradecerme la gestión y el haber hecho posible que su peque hiciera realidad su deseo.

Como te dije Hegoa, gracias a ti por hacerme partícipe de un momento como este, que me emociona y a la vez me enorgullece por haber podido formar parte.

Por días como estos e historias como las vuestras merece la pena estar una noche en vela.

Se me partió el corazón cuando me contaste la historia, pero sinceramente, creo que Galder tiene una mamá maravillosa que supo contarle de una forma muy mágica un momento muy triste tanto para ellos como para ti.

Ha sido un verdadero placer. Muchas gracias por contar con nosotros y hacernos partícipes de un día tan especial como el tercer cumpleaños de Galder.

Os dejo una foto que me mandó su mami el Jueves, cuando el peque se puso la corona y disfrutó con ella de su cumpleaños.
galder (1)

Andrea Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *